Claves de un estudio eficiente

A veces nuestros alumnos nos consultan sobre cómo deben estudiar y las preguntas se centran sobre todo en si lo tienen que subrayar todo, si hay que hacer siempre esquemas, cada cuántos días repasan, etc

Son preguntas útiles y reflexiones que les ayudarán a mejorar su propio estudio pero a veces detectamos que falta la visión de conjunto que favorece que ese mismo estudio sea eficiente, es decir, lograr el objetivo con el consumo de tiempo, capacidad y energía imprescindibles para ello.

Por ello compartimos esta nueva infografía que pretende recopilar las claves para ese estudio eficiente, aquí la puedes ver y a continuación comentaremos cada aspecto:

 

ESTRATEGIA:

Estudio personalizado: desde el momento en el que elegimos qué estudiamos hasta las horas que le vamos a dedicar y las técnicas concretas que usaremos deben tener en cuenta nuestras capacidades, conocimientos previos, en qué nos vemos aplicando lo aprendido y si nos motiva lo suficiente, así como conocer y atrevernos a experimentar para explorar más sobre nuestro perfil de aprendizaje.

Si quieres leer con calma sobre estas cuestiones te animamos a pinchar en estas otras entradas relacionadas:

Prevención: existen elementos que afectan directamente a nuestra capacidad de estudio y muchas veces son ignorados dejando que condicionen negativamente el mismo. Cada uno de ellos da para mucho, así que te proponemos ir navegando en diferentes direcciones a partir de unos primeros post de punto de partida:

Nuestro estado físico y mental están directamente relacionados con la concentración y el rendimiento académico por lo que conviene cuidar expresamente:

El lugar de estudio:

  • Se trata de otro aspecto sobre el que conviene atender a lo que a cada uno le es más cómodo dentro de las opciones a su alcance, pero un buen punto de partida puede ser esta lectura que habla de ese y otros temas afines
  • Los ladrones de tiempo, enemigos irreconciliables que podemos combatir con estos consejos

Planificación: que abarca a su vez dos planos:

 

EFICIENCIA LECTORA:

Velocidad y comprensión: solo si ambas capacidades van juntas logramos la citada eficiencia:

  • La velocidad: al fin y al cabo nos enfrentamos a determinada cantidad de temas y materias, que tenemos un tiempo hasta el examen o prueba evaluativa a la que nos enfrentemos y que esta además tendrá también una extensión y tiempo para ser contestada, todos esos datos requieren que seamos lo más rápidos posibles leyendo el material de estudio en ese formato.
  • La comprensión: es evidente que ser rápidos sin comprender nada es absolutamente inútil, de ahí que debamos trabajar y verificar que nuestra comprensión mejora paralelamente a la velocidad.

Compartimos este post que pretende favorecer una reflexión personal sobre tu propia eficiencia lectora.

 

MÉTODO:

  • Nuestro método: PLaSMaRA. Llega el momento de intentar que una información que nos es nueva y ajena se incorpore a nuestro saber para llegar a aplicarlo en la prueba que nos espere al final del aprendizaje, para ello nosotros te ofrecemos un “circuito” que, si se sigue correctamente, te lleva a esa meta.

La esencia de dicho método es estudiar:

  • ENTENDIENDO:

De la prelectura y lectura ya hemos señalado su importancia y se relaciona directamente con la síntesis que arranca con el subrayado y la concreción en herramientas que ayuden a la asimilación y posterior repaso como las que se citan en esta serie de post

Esta es la visión de conjunto que señala todo lo que hay que cuidar para conseguir que nuestro estudio sea eficiente. Te animamos a revisar cada aspecto del camino trazado para comprobar si tienes margen de mejora y, si es que sí, ponerte manos a la obra!

Antes de irte nos encantará que nos dejes comentarios y experiencias para construir entre tod@s la mejor recopilación de herramientas que ayuden a esta ardua y hermosa tarea que es aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *