Claves para aumentar la concentración

La capacidad de concentración es variable. Y lo mejor, podemos aumentarla o disminuirla con nuestro comportamiento diario. Eso sí, tenemos que saber cómo hacerlo, porque no es tan fácil.

La concentración no depende solo de la voluntad o de la disciplina. Es decir, podemos colocarnos delante de un libro con la firme intención de pasar toda la mañana estudiando, pero no concentrarnos suficientemente en nuestra lectura.

En este sentido la concentración no funciona como la memoria, que cuanto más la ejercitamos, más aumenta.

La razón es que la mayoría de las cosas que podemos hacer para mejorar nuestra concentración son indirectas. Y algunas de ellas hasta sorprendentes, como escuchar música o garabatear.

Otras pasan por la creación de hábitos de estudio que la favorecen, como te explicábamos en esta entrada.

Todos ellos basados en tres REGLAS BÁSCIAS:  

  • Escucha a tu cuerpo, pero no demasiado…

Es cierto que el cuerpo, y también el cerebro, tienden a ahorrar energía. Por eso la disciplina y la voluntad son necesarias para cumplir con nuestros objetivos, a pesar de que en ocasiones la pereza nos invada.

Pero no, los cafés que nos mantienen con los ojos como platos no sirven de nada. Tenemos que aprender a escuchar a nuestro propio cuerpo y saber cuándo es necesario tomar un descanso, parar y hasta divagar por un rato. Porque en muchas ocasiones es justo después de ese parón, cuando nuestro cerebro nos sorprende con una altísima capacidad de concentración.

Descansando justo cuando lo necesitamos ganaremos en productividad. Y, por supuesto que hay técnicas, aquí te dejamos algunas, pero esto pasa también por aprender a conocernos cada vez más y mejor. Y saber cuándo tenemos que esforzarnos y cuándo descansar.

  • Hábitos y rituales a medida…

Los rituales y los hábitos forman parte de nuestro comportamiento como humanos desde siempre. Los hay de todo tipo, sociales, culturales, religiosos, familiares, etc. Y, por supuesto, que cada individuo tiende, de forma natural, a crear los suyos propios dentro de su rutina. Más aún cuando nuestra jornada no depende de elementos externos, sino que es fruto de nuestra propia organización.

Por eso te animamos a revisar estas prácticas, porque o te están ayudando a ser más productivo cada día, o al contrario, te están restando concentración. Ya te lo decíamos hace poco, en general… ¡Póntelo fácil!

Pero ten en cuenta que tanto los hábitos (cotidianos), como los rituales (en relación solo con determinados momentos) más adecuados, no son los que le sirven a otra persona. Pues pueden no funcionar en tu caso. Son útiles para inspirarnos, pero no para copiarlos a pies juntillas, porque cada individuo tiene sus propias características y sus propias circunstancias. Tu ritual debe funcionarte, fundamentalmente, a ti.

  • Crea tus propios ejercicios de entrenamiento.

Como ya te hemos comentado en varias ocasiones, ejercitar el cerebro es tanto o más importante que ejercitar el cuerpo. Y lo mejor, es que suele ser un camino de ida y vuelta. De manera que muchos de los ejercicios que fortalecen nuestros músculos mejoran también nuestras funciones cerebrales.

Entre ellos bailar, salir a correr, hacer yoga, o meditar. Pero también jugar a juegos de mesa o leer libros aumenta nuestra concentración. Todas éstas son actividades positivas para el fortalecimiento de nuestra concentración, por lo que la elección por uno o varios de ellos solo depende de ti.

Además, hay que tener en cuenta que factores como el estrés (que ha aumentado dramáticamente durante la pandemia) son obstáculos para la concentración. Por lo que habría que añadir que todo elemento que nos relaje mentalmente, desde pasar el fin de semana en el campo, hasta dar clases de natación, será también beneficioso cuando, posteriormente, decidamos sentarnos delante del libro.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *