Alimentos que no te convierten en un superhéroe del estudio, pero casi…

Disfrutar de una comida deliciosa y a la vez hacerle un favor a tu cerebro es más que posible. Aunque para ello tienes que conocer qué alimentos mejoran la concentración o cuáles aumentan la memoria, y favorecen las conexiones neuronales, potenciando tus cualidades naturales y ayudándote a lo largo de toda la jornada.

Además, si quieres saber qué comer específicamente antes de un examen, aquí te dejamos este vídeo con los consejos de Verónica Chazín, coach nutricional…

Aunque lo mejor es que nos fijemos en la alimentación todos los días, tanto en el desayuno, como en la comida o la cena. Incluso en los tentempiés, fundamentales para aguantar largas horas de estudio. Y en concreto, en qué alimentos, consumidos de forma regular, pueden ayudarnos a mejorar nuestras capacidades.

La combinación y las recetas finales las dejamos a tu gusto, aunque aquí van algunas sugerencias…

PARA EL DESAYUNO….

Avena. Se trata de un cereal con un altísimo potencial, capaz de dosificar tu energía a lo largo de la jornada y que regula de forma natural el sistema nervioso. Esto lo convierte en un alimento ideal, no sólo para el estudio, sino para enfrentarte al día clave, el del examen. Lo que es posible gracias a su combinación única de proteínas, vitaminas y minerales.

Además, puedes combinar la avena con plátanos, kiwis o fresas, o hacerte unas tortitas con chocolate, un producto del que tampoco debes olvidar sus cualidades.

Arándonos. Combinados con la avena, con un yogur o en batido, el arándano es poco conocido, pero extraordinario.  Combina antioxidantes y ácido gálico, lo que potencia al máximo nuestra capacidad de concentración. Así que, si lo que tienes por delante es una larga jornada delante de los libros, no lo dudes, e inclúyelos desde primera hora.

A MEDIA MAÑANA O A MEDIA TARDE…

Chocolate. Si no lo has incluido en el desayuno, no lo dudes, y disfruta de este placer a mitad de jornada. Además, las posibilidades son casi infinitas, desde el chocolate en taza hasta los bombones, la mouse, el brownie… ¡Tú eliges!

Con esto sumarás magnesio y flavonoides, lo que mantendrá tu mente activa y favorecerá tus conexiones neuronales.

Eso sí, te recomendamos el chocolate negro, o al menos, las combinaciones que incluyen, al menos, un 60% de cacao puro.

Aguacates. Puedes tomarlos a cualquier hora. Una buena opción es prepararte una tostada de con rodajas de aguacate y un chorrito de aceite de oliva, pero también es perfecto para ensaladas o como salsa para picotear entre horas. En ese caso el guacamole mexicano es una de las recetas más populares.

Y es que el aguacate contiene no sólo antioxidantes, sino también ácidos grasos omega 3 y fibra, que funcionan como barrera ante el deterioro cognitivo y que potencian capacidades claves para el aprendizaje, como la memoria y la atención.

EN LA COMIDA O LA CENA…

Espinacas. Muy fáciles de incluir en cualquier comida, ya sea a través de una ensalada, como plato principal (las recetas son muy variadas) o como guarnición. Las espinacas son un alimento ideal para cualquier estudiante.

Y es que, aunque Popeye no nos explicó que contienen carotenoides y vitamina B, que nos ayudan en el proceso de aprendizaje, sí que le hizo una más que justificada publicidad a esta verdura, una de las más completas del mercado.

Zanahorias. En cremas, en ensaladas, al vapor, en tempura, a la plancha… Las posibilidades son muchísimas, y las dejamos a tu gusto personal.

Eso sí, si eres estudiante, no te olvides nunca de las zanahorias, porque incluyen un antioxidante, el beta-caroteno, que mejora la memoria a largo plazo. Un buen truco si lo que tenemos por delante es un enorme volumen de datos a retener.

Pero cómo sabemos que la comida entra, fundamentalmente, por los ojos, aquí te dejamos un resumen mucho más visual…

Y para profundizar en las cualidades de cada alimento, te recomendamos también este artículo del Blog Thinking Big, de Telefónica.

Eso sí, una última recomendación, esquiva todo lo que puedas la comida rápida. Puede saciarnos por un momento, pero, sin duda, no es un buen aliado a largo plazo.

Sobre todo, teniendo en cuenta la cantidad de recetas deliciosas que puedes elaborar con estos alimentos, capaces de potenciar tus cualidades naturales al máximo.

Es decir, puede que los consumas regularemente y no te conviertas en un superhéroe del estudio, pero sí en tu mejor versión… 😉

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *