Cómo cambiar de hábitos y hacerlo con éxito.

Parece muy sencillo, pero nunca lo es. Eso sí, existen trucos para cambiar nuestra rutina y convertir un mal hábito en uno bueno y nuevo. Y uno de ellos es precisamente ése: no eliminar el hábito, sino sustituirlo por otro.

Pero empecemos con una pregunta… ¿Te has propuesto estudiar más, descansar mejor o aprender a relajarte y no lo consigues? ¿Hiciste propósitos de año nuevo que te está costando cumplir? Lo más normal, y más si eres opositor, es que tu respuesta sea sí. La razón está en que para el cerebro es mucho más cómodo seguir la costumbre que invertir una gran cantidad de energía y recursos en crear otras nuevas.

En este sentido, el gran reto es conseguir automatizar la conducta. Y hacerlo poco a poco, lo que la volverá más y más sencilla de realizar. Por eso, siempre que vemos a alguien yendo al gimnasio cada tarde, nos parece fácil, porque para él o ella lo es. Aunque para nosotros todavía no.

Pasos para cambiar un hábito por otro.

No son muchos. Apenas 3, pero sí muy efectivos.

  • Lo primero que tenemos que hacer es saber que no hay cambio sin motivación. Ésta será la fuerza capaz de hacer la sustitución de un hábito por otro. Y para eso tenemos que creérnoslo y no perder nunca de vista nuestro objetivo.
  • Lo siguiente será planificar con realismo nuestros propósitos. En este sentido es fundamental no intentar conseguir la meta final de golpe, sino hacerlo por pasos.
  • Y finalmente, no posponer la fecha de inicio. Éste es el momento más crítico en la creación de un nuevo hábito, muy parecido al del despegue de un avión, cuando tenemos que invertir la mayor cantidad de energía posible para lograrlo. Y como en el caso de los aviones, debe existir también un punto de no retorno. Es decir, una vez que has empezado es importante no dar marcha atrás. Porque tenemos energía para un inicio, pero no para 25.

En conclusión, no basta con prometer, tenemos que comprometernos. Además, es muy probable que con el tiempo nos demos cuenta de que lo nuevo es mejor y más satisfactorio que lo que dejamos atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *