Quiénes son los TAI, los Técnicos Auxiliares Informáticos

Los miembros del cuerpo de Técnicos Auxiliares Informáticos (TAI) forman parte de la Administración del Estado desde hace más de 30 años. Estas son las claves de su trabajo.  

El cuerpo de Técnicos Auxiliares Informáticos tiene funciones muy variadas. Entre ellas destacan, según el INAP, el Instituto Nacional de Administración Pública: “las de análisis y programación de aplicaciones, apoyo a usuarios, mantenimiento hardware, instalación de equipos y sistemas, operación de sistemas en grandes centros de datos, y apoyo auxiliar en la gestión de sistemas, redes, datos y seguridad”.

Existen tres áreas en las que estos técnicos pueden desarrollar su labor.

A continuación, te dejamos un esquema con las funciones de los TAI en cada una de ellas.

Cómo acceder

La prueba selectiva para el acceso al Cuerpo de Técnicos Auxiliares de Informática de la Administración del Estado, ingreso libre, consta de dos ejercicios: el primero consiste en contestar por escrito un cuestionario máximo de 100 preguntas, y el segundo consiste en la resolución de un supuesto de carácter práctico a elegir entre dos propuestos correspondientes a los Bloques III y IV del programa respectivamente.

La prueba selectiva para el acceso al Cuerpo de Técnicos Auxiliares de Informática de la Administración del Estado, promoción interna, consiste en un ejercicio único compuesto de dos partes.

Como casi todas las cosas, la dificultad del proceso selectivo de TAI es relativa y dependerá de numerosos factores: formación, conocimientos, experiencia profesional, retentiva, afinidad con la materia, etc., etc. Cuanta mayor/mejor formación, experiencia y/o conocimientos informáticos, la preparación de la oposición evidentemente será más llevadera y se tendrá más facilidad (o menos dificultad) para aprobar.

El Cuerpo TAI pertenece al grupo C1, Eso sí, los exámenes no contienen preguntas de desarrollo ni se hace obligatorio la defensa ante un tribunal (como sí ocurre con oposiciones para cuerpos A2 y A1).  Por otro lado, los ejercicios (tanto el teórico como el práctico) son tipo test.

Pero como en todo proceso selectivo existen una serie de dificultades que es bueno tener en cuenta, de forma especial.  Por un lado, la gran cantidad de opositores, un número muy reseñable, entre los que se encuentran estudiantes de ingenierías (técnicas o no) informática, o incluso, de telecomounicaciones.

Además, el temario puede resultar poco concreto en determinados aspectos, lo que lleva a que algunas preguntas en los exámenes sean muy difíciles de responder salvo que el postulante haya tenido una experiencia similar a la que se reseña en la pregunta (un programa determinado, un área concreta, etc.). Por suerte, estas preguntas no son muchas, y en general, y con una preparación adecuada, el opositor llega al examen completamente preparado para superarlo.

Para suscribirte al blog y recibir notificación de nuevas entradas, mira a pie de página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *