Twitter puede hacerte un mejor estudiante. Descubre cómo…

No te preocupes, no eres el único. Son millones las personas que viven “atrapadas” por Twitter. Y miles las horas dedicadas a esta red social, que condiciona la comunicación a 140 caracteres. 280 desde hace apenas un año.

Y es precisamente debido a su éxito, que educadores y estudiantes de todas las partes del mundo han empezado a usarlo como aliado, con el fin de desarrollar diferentes capacidades, de sumergirse en el mundo académico con la rapidez y la soltura del pájaro más famoso de la Web.

Aquí te descubrimos tres posibilidades que ofrece Twitter, y que harán de ti un mejor estudiante, y posiblemente también, un mejor twittero.

Un tema, un tweet…

Resumir es posiblemente uno de los mejores ejercicios académico, pues pone a prueba nuestra capacidad de síntesis. No imaginamos entonces un reto mayor que conseguir reducir el tema que has abordado durante tu jornada de estudio a 140 caracteres.

O si quieres, puedes empezar por 280, y cuando tengas más práctica forzarte a sacar a la luz el mejor Tweet del día, ese que tecleando 140 dígitos te ayudará no sólo a la hora de elaborarlo, sino también cuando repases. De esta forma, un simple vistazo a los tweets de cada tema será de gran utilidad para tener una visión general de la materia en muy poco tiempo.

Por supuesto, este ejercicio puedes también aplicarlo a epígrafes o a unidades de estudio más reducidas, según tu propia conveniencia.

A la última en temario y actividades

Utiliza el buscador de esta red social para estar a la última en tu materia.

Si estás preparando unas oposiciones esto te será de enorme utilidad, pues puedes hacerte seguidor de diferentes usuarios (profesores, academia, organismos oficiales, personas de reconocido prestigio en tu campo de estudio, etc.); que te mantendrán completamente actualizado, no sólo en cuanto a temario se refiere, sino también respecto a plazos o noticias académicas que puedan ser de tu interés; o incluso citas imprescindibles, como conferencias o diálogos con expertos, con las que ampliar tu visión sobre la materia en la que te has sumergido.

De hecho, es a través de Twitter como puedes conocer estas citas, pero también como puedes acceder al contenido, si por cualquier motivo no pudiste acudir a ellas.

Eso sí, ten cuidado a lo hora de escoger qué cuentas seguir, y asegúrate de que son aquellas que se corresponden con organismos oficiales, o con entidades de reconocido prestigio, evitando la información de dudosa procedencia. Para ello existen reglas muy útiles, como la de comprobar si un perfil tiene el certificado de verificación de Twitter: se trata de esa pequeña mancha azul con un tic blanco en el centro que aparece en algunas cuentas de personajes relevantes, grandes empresas, etc.

Pero también tienes a tu disposición herramientas como Tweepi, o Leadsift, que nos ayudan a clasificar perfiles en función de sus seguidores, actividad, etc., e identificar aquellos que pueden parecer “falsos”.

Tu propio grupo de estudio.

Sabemos lo importante que es para cualquier estudiante no sentirse aislado. Es por eso que acudir a un centro de estudios siempre ayuda a superar con éxito cualquier reto académico. Pero no es menos cierto que no siempre podemos hacer uso de este recurso, o que cuando tenemos la oportunidad, las horas de socialización con otros estudiantes se ven muy reducidas.

Para eso Twitter es una herramienta perfecta. Nos permite vincularnos en función de nuestros intereses, o incluso crear grupos específicos donde la experiencia de unos sea también enriquecedora para los otros.

Ya sabes, las redes sociales, como casi todo, tienen su lado bueno, y su lado no tan bueno. La clave está en utilizarlas con inteligencia, y en convertirlas en una herramienta capaz de convertirte en un estudiante todavía mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *