Las 5 habilidades blandas imprescindibles para tener éxito en los estudios.

El término “habilidades blandas” llegó de la psicología y lo hizo para quedarse. Hace referencia al conjunto de habilidades que una persona necesita desarrollar, al margen de sus capacidades intelectuales o cualidades físicas, para alcanzar el éxito en su vida profesional o académica.

Las habilidades blandas son imprescindibles, pero, en la mayoría de las ocasiones, no solemos prestarles demasiada atención. Por eso, vamos a hacer una breve recopilación de las más importantes para tener éxito en los estudios. Descúbrelas y averigua si ya las posees, o si debes reforzar alguna.

1.- Flexibilidad. Se trata, probablemente de la más importante. En ese sentido, cuanto más nos acerquemos a los juncos, mejor nos irá. Las circunstancias de la vida cambian a menudo, y debemos adaptarnos a ellas sin perder nuestro objetivo. Además, a las personas flexibles les preocupa menos salir de su “zona de confort” y explorar nuevas posibilidades, por lo que sus posibilidades de éxito en cualquier campo aumentan.

2.- Orientación a resultados. Es una habilidad poco renombrada, pero muy útil a la hora de enfrentarnos al estudio. Es nuestra capacidad para fijarnos metas y cumplirlas. Es la capacidad para ponernos plazos, para priorizar unas actividades sobre otras, y para no desfallecer en nuestro empeño, a pesar del cansancio o las dificultades. Enfocarse en las metas, saber orientarse a uno mismo es clave. Es nuestra brújula en el terreno académico.

3.- Proactividad. Marcarse nuevos objetivos, superarse a uno mismo, mantener viva la curiosidad por aquello a lo que nos dedicamos a diario es imprescindible para avanzar en nuestra vida académica. La necesidad de ir más allá de la información que nos proporcionan e interesarnos por otros puntos de vista enriquece nuestra visión, y, además, ayuda a memorizar materias con mayor facilidad.

4.- Creatividad. Puede parecer una habilidad secundaria cuando nos enfrentamos a largas jornadas de estudio, pero no lo es. La creatividad es fundamental a la hora de enfrentarse de forma crítica a libros y apuntes y nos ayuda singularmente en el proceso de aprendizaje. Si somos capaces de crear contenido con lo aprendido estaremos también reforzando lo que ya conocemos y fijándolo de la forma más eficaz y duradera posible en el cerebro.

5.- Tolerancia a la presión. Ser tolerante a la presión significa saberse capaz de realizar una tarea y de tomar decisiones adecuadas a pesar de que las circunstancias no sean favorables. Por eso es absolutamente fundamental en el terreno académico. Más aún si estás preparando una oposición, donde la tensión puede incrementar conforme se acerca la fecha de la misma, pero donde el rendimiento no debe seguir el camino contrario. Para tolerar con facilidad la presión debemos, además, tener confianza en nuestras capacidades y en nuestra capacidad de enfrentar situaciones adversas.

No olvides, además, que las “habilidades blandas” se trabajan, pudiendo mejorar mucho en ellas a base de utilizarlas. Por lo que si sientes que te falta alguna sólo tienes que empezar a ponerla en marcha, y a comprobar cómo nos ayudan alcanzar nuestros objetivos, sin que apenas nos fijemos en ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *