¿Te distraes al leer? Aprende a mejorar tu comprensión lectora

¿Pierdes el hilo con facilidad? ¿Sientes que no has entendido lo que estabas leyendo y te toca releerlo varias veces?

Si la respuesta es sí, o si después de hacer este test descubres que puedes mejorar, no te preocupes. Porque se trata de algo que sucede a muchos estudiantes, más aún si acabas de sentarte delante de los libros tras un largo periodo sin hacerlo.

Lo bueno… que tanto la velocidad a la que leemos, como la comprensión de cualquier texto pueden mejorar rápidamente con un entrenamiento adecuado.

Así que no le demos más vueltas al texto y vamos con las 7 claves para obtener una envidiable eficiencia lectora…

  1. Coloca un diccionario a tu lado. Puede ser en forma de libro o de página Web. Pero es importante que éste se convierta en tu mejor amigo. Sobre todo, durante el estudio de los primeros temas de una materia, cuando buena parte de la terminología nos resulta novedosa. Por eso, te recomendamos siempre que realices una prelectura con el objetivo de identificar las palabras o expresiones que te resultan extrañas y buscar su significado. Es parte del método PLASMARA (del que te hemos hablado a menudo), cuya segunda fase es precisamente la lectura.
  2. Contextualiza siempre. Es importante entender el contexto de lo que estamos leyendo. Desde conocer a qué tema corresponde cualquier información, como el nivel de importancia dentro del contenido de la materia (si se trata de ideas centrales o secundarias), así como la estructura. De esta forma el subrayado puede servirte de gran ayuda.
  3. La velocidad sí importa. Y es que. en general se recomienda leer relativamente rápido, pues una lectura lenta dificulta la comprensión y le ofrece tiempo al cerebro para pensar paralelamente en otros temas. Si estás un poco oxidado por la falta de costumbre, tal vez te hayas topado con este problema. Y… ¿Cómo se soluciona? Pues forzándote a leer cada día un poco más rápido que el anterior, hasta coger un buen ritmo.
  4. Pero evita leer a una velocidad constante. Pues para una máxima eficiencia lectora es bueno adaptar la velocidad al contenido, por un lado, y al objetivo, por el otro: prelectura, estudio o repaso. No es lo mismo la idea central, donde podemos recrearnos en la lectura, que una aclaración a pie de página, que es bueno leer con fluidez, para no perder el ritmo.
  5. Duda a menudo. Y es que ya lo sabía Descartes. Dudar de todo es un método muy efectivo. Lo que te lleva a hacerte preguntas. Y esto no solo será positivo para profundizar y comprender mejor el contenido de lo que lees, sino que también mantendrá tu atención en alto, evitando que te distraigas. Porque hacernos preguntas significa concentrarnos y meternos de lleno en lo que estamos leyendo.
  6. Lectura selectiva o en diagonal. Se trata de no leer un texto palabra por palabra, sino fijándonos en aquellas palabras clave que nos llevan directamente a la idea básica del texto. Es muy eficaz y se recomienda practicarla con textos cuyo contenido nos resulte familiar. En ese sentido, se trata de un tipo de lectura ideal para los repasos, de manera que no cansamos al cerebro innecesariamente, pero le servimos de recordatorio para que la información se fije con más fuerza.
  7. Mantén bien lejos móviles y redes sociales. Por supuesto, en silencio. Pues no hay nada peor que una lectura se vea interrumpida por notificaciones, mensajes o alertas constantes. Y es que, más que pensando en las moscas o en las musarañas, últimamente lo que más nos distraemos es con la luz de una pantalla.

Y, por último, te recomendamos que te cerciores a menudo de que la compresión del texto es la correcta. Bien mediante preguntas a tu profesor (cuando te surjan dudas), bien mediante ejercicios prácticos que pongan a prueba que eres capaz de reproducir, explicar o jugar suficientemente con la información que acabas leer.

Algo que no sólo te servirá de termómetro de tu eficiencia lectora, sino también de reto.

Y si quieres todavía más información sobre cómo mejorar tus lecturas, puedes leer estos artículos sobre velocidad y comprensión al leer.

 

 

 

 

 

 

 

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *