Examen tipo Test. Las mejores técnicas para superarlo con éxito.

Los exámenes tipo test son muy comunes en los procesos de oposición. Por eso es imprescindible conocerlos bien y saber cuáles son las mejores estrategias para superarlos con éxito.

Las primeras preguntas que debes hacerte son siempre ¿Hay penalización por pregunta incorrecta? Y en caso de respuesta afirmativa ¿Cuánto penaliza cada fallo? ¿Hay penalización por pregunta no respondida? ¿Cuántos opciones de respuesta tengo?

Así, una vez que sepamos cómo será nuestro examen podremos escoger la estrategia más adecuada para superarlo. Y lo haremos en función a diferentes escenarios.

Eso sí, te recomendamos siempre realizar el examen en TRES RONDAS:  

  1. En la primera ronda responde solamente a aquellas preguntas de cuyas respuestas estés completamente seguro. Y recuerda que para que éstas sean la gran mayoría, existen también algunas técnicas de estudio muy eficaces.
  2. En una segunda ronda céntrate en las respuestas sobre las que tengas dudas.  Y decide si te conviene arriesgar, o dejarlas en blanco.
  3. Realiza una última ronda de repaso, y valora si es conveniente apostar ante las preguntas cuya respuesta desconozcas por completo. Y ten en cuenta que, incluso ante estas preguntas hay algunos trucos que pueden ayudarte siempre.

Además, ten en cuenta también, según las características de tu examen te puedes encontrar ante tres escenarios muy diferentes.

ESCENARIO 1: Cuando no existe penalización por pregunta incorrecta ni en blanco. En este caso, aunque te conviene seguir también los pasos ya descritos, puedes arriesgar siempre. Es decir, arriesga en todas las respuestas.

ESCENARIO 2: Cuando existe penalización por pregunta incorrecta y también por pregunta en blanco. En este caso tendrás que valorar si la penalización es la misma en ambos casos

  • Si es así, vuelves al escenario 1, pues no hay diferencia entre dejarla en blanco o fallar.
  • Si no es así, pasas al escenario 3, pues siempre será más arriesgado responder que no responder.

Y ahí es donde empieza el verdadero cálculo.

ESCENARIO 3: Cuando la respuesta incorrecta penaliza más que la respuesta en blanco. Es el más complicado, pues tendrás que calcular cuánto puedes arriesgar en función a las preguntas que conoces seguro, aquellas sobre las que tienes una duda razonable y aquellas cuya respuesta desconoces por completo.

Un escenario que también puedes tener bastante complicado con etos trucos que te harán la vida un poquito más fácil.

Y un último consejo… ¡Entrena y haz simulacros siempre con un cronómetro! Porque controlar el tiempo es lo que va a garantizar que podamos realizar las tres rondas con sin apuros, y que sepamos cuánto tiempo podemos dedicar a cada una de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *