La mejor dieta para un estudiante

¿Sabes qué comer durante una larga jornada de estudio? ¿Y el día antes del examen?

Si todavía no lo tienes claro, apunta rápido qué alimentos te ayudan a mejorar la memoria, cuáles a aumentar la concentración y hasta qué es mejor cenar la noche antes de un examen. Luego elige los que más te gusten…

Porque, no lo dudes, tener un cerebro en forma no sólo es cuestión de entrenamiento y aprendizaje, también de alimentación. Y es que, si hacemos dietas para que nuestros músculos estén tonificados, cómo no hacerla para mejorar las funciones de nuestro órgano más preciado, del encargado de coordinar toda la actividad de nuestro cuerpo, tanto física, como mental.

Por eso te mostramos cuál es la dieta más adecuada para la vida estudiantil, y desterramos, de paso, algunos mitos… El primero, el de la cafeína, pues por supuesto que tomar café estimula el cerebro y aumenta nuestra capacidad para aguantar un maratón de libros y apuntes, pero no sólo de café vive el estudiante. De hecho, con una o dos tazas de café al día es suficiente.

 

Vamos ahora con lo que más nos conviene, en función de qué es lo que estamos buscando;

  • MEJORAR LA MEMORIA A LARGO PLAZO

Arándanos, zanahorias y huevos son estupendos para potenciar nuestra memoria a largo plazo.  Los primeros, los arándanos y las zanahorias son, además, antioxidantes naturales que te ayudarán también a mantenerte joven por dentro y por fuera.

Por su parte, la vitamina B de la yema de huevo favorece la memoria a largo plazo, y de paso ayuda a nuestra capacidad de concentración. Y ¡no te preocupes por el colesterol! Los últimos estudios aseguran que una persona sana puede consumir hasta 7 huevos a la semana sin ningún riesgo.

  • POTENCIAR LA MEMORIA A CORTO PLAZO

Desayunar copos de avena, picotear unas cuantas almendras a lo largo del día e incluir el brócoli en nuestro menú semanal es suficiente para mantener en forma nuestra capacidad de concentración.

Y no olvides que la memoria es un todo, y que un buen estudiante, necesita no sólo un buen “disco duro”, también un procesador y una memoria “RAM” potentes 😉

  • AUMENTAR LA CONCENTRACIÓN

Una ensalada de aguacate con nueces y un buen salmón a la plancha es un almuerzo ideal para mantener activa nuestra capacidad de concentración y evitar despistarnos hasta con las moscas.

Y es que sus ácidos grasos omega 3, incluso el potasio que contienen activan la atención de nuestro cerebro y ayudan también a generar impulsos nerviosos.

  • FORTALECER LAS CONEXIONES NEURONALES

Y como ya sabemos que el cerebro no es sólo memoria, si lo que buscamos es fortalecer las conexiones neuronales, aumentar nuestra capacidad deductiva, nuestra creatividad o nuestra capacidad de relacionar contenidos, no debes abandonar el consumo de leche, de plátano o de carnes blancas, como el pavo y el pollo.

Éstas últimas son una de las fuentes de proteína más sanas que existen, por lo que son claves en nuestra dieta estudiantil.

  • MANTENER BUENOS NIVELES DE ENERGÍA

Para rendir al máximo en nuestras horas de estudio es importante que nuestra energía no decaiga. Y para eso no necesitamos bebidas artificiales, que prometen una estimulación artificial, y en ocasiones excesiva, sino nuestra proporción diaria de carbohidratos, como la pasta o el arroz, a ser posible integrales.

Los carbohidratos nos mantienen activos, y si los consumimos en su versión integral mantendremos también su contenido en fibra, que ayudará, además a nuestro sistema digestivo.

En definitiva, no hay que olvidar nunca el “combustible” necesario para que la “máquina” no nos deje tirados en el camino.

  • MANTENER BUENOS NIVELES DE ENERGÍA

Y si es bueno estar “a tope” durante el día”, es importante también “descansar” bien durante la noche. Y para ello nada mejor que hidratarnos bien, y que tomar alimentos como la piña, o la leche que contribuyen, además a conciliar el sueño con rapidez. Además, si durante el día consumes también fruta, como las fresas o las mandarinas, ricas en vitaminas, contribuirás a mantener niveles óptimos de energía durante todo el día, y, de forma indirecta, a mejorar también el descanso nocturno.

 

En resumen, no descuides tu alimentación… Menos aún antes de un examen Y ¡dale a tu cerebro justo lo que necesita!

Además, si quieres saber más sobre cómo ajustar la dieta a tu vida de estudiante no te pierdas el vídeo de Verónica Chazín con los alimentos que más aumentan la concentración y que más convienen a un opositor, pero también con los mejores consejos para comer cuando debemos hacerlo, sin grandes atracones, y sin perder de vista que debemos alimentarnos al menos 5 veces al día.

Pincha sobre la imagen para acceder al vídeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *