¿Qué color es mejor para estudiar?

Aprende qué colores te ayudan a estudiar, cuáles te dan energía, o cuáles te relajan o potencian tu concentración.

Y es que los colores están presentes permanentemente durante nuestras horas de estudio, pero apenas les prestamos atención. La mayoría de las personas utilizamos varios colores a la hora de tomar apuntes, crear un esquema o subrayar un libro, pero no todos sabemos cuáles son más apropiados en cada caso.

De hecho, lo primero que tenemos que conocer es precisamente eso, que no hay un color mejor o peor para el estudio en general, sino colores que se adaptan más o menos a tus necesidades en cada momento. Por tanto, la elección dependerá, definitivamente, del tipo de información con la que estés trabajando.

Lo bueno… que las reglas son muy fáciles. Y la principal todavía más:

1. Los colores cálidos nos recargan la energía.

2. Los fríos nos relajan y nos ayudan a concentrarnos mejor.

Ahora bien, esta regla tiene sus matices y algunos tonos sobresalen por delante de otros a la hora de ayudarnos durante largas jornadas de estudio, según la ciencia…

Esta es una pequeña lista, con algunos de los colores que más recomendamos utilizar para el estudio:

  • AMARILLO: Es un clásico del subrayado, y por derecho propio. Y es que el amarillo se relaciona con la energía, pero también con la claridad y con el interés. Por lo que reúne cualidades de ambos lados de la tabla cromática.
  • AZUL OSCURO: Es un natural reductor del estrés. Su visión se relaciona con la productividad, en la medida que nos reduce la presión y favorece la atención sobre el contenido. No en vano la mayoría de nosotros utilizamos bolígrafos azules.
  • ROJO: Es un auténtico transmisor de energía, un activador nato. Pero hay que saber dosificar su potencia, porque se trata de un tono muy fuerte, que puede cansarnos rápido. Por eso es ideal para títulos, subtítulos o información muy concreta que busquemos resaltar.
  • VERDE: Es el color de la concentración y la tranquilidad. Podemos y debemos utilizarlo con frecuencia, tanto en esquemas, como para la toma de apuntes o notas al margen. A pesar de ser un color poco frecuente, no debemos olvidarlo.
  • MORADO: Es el color de la profundidad, de la sabiduría, la serenidad, y está relacionado, por tanto, con las altas capacidades cognitivas, por lo que podemos utilizarlo para notas al margen que aporten valor añadido o matices importantes a determinadas informaciones.
  • NARANJA: Es un color paradigmático de la gama cromática a la que pertenece. Nos activa, pero también nos trasmite positividad, e incluso creatividad. Títulos y apartados pueden y deben ser subrayados con frecuencia con este color, pero no suele ser adecuado para la información general.
  • BLANCO: Está relacionado con la focalización y el trabajo en equipo.

El NEGRO es la ausencia de color, y por eso no figura en nuestra lista, pero es, sin duda, uno de los tonos más utilizados para la información general, por su buen contraste para la lectura y su neutralidad.

Aquí te dejamos también una infografía, colorida y visual, para que no tengas dudas.

Eso sí, sabemos que los colores, por ser elementos emocionales, están muy relacionados con nuestras costumbres, recuerdos y gustos particulares. Por eso te animamos a que crees tu propio código personal, pero sobre todo a que lo mantengas a lo largo del tiempo, pues esto favorecerá tanto tu retentiva, como tu capacidad relacional.

De hecho, se sabe que la asociación de colores con determinadas categorías de un temario, nos ayuda a ubicar conceptos y mejorar el aprendizaje en general.

Y, si ya lo tienes, entonces te animamos a que nos comentes cuál es tu código de colores, qué color usas con más frecuencia durante el subrayado del temario, la toma de apuntes o la creación de mapas mentales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *