Mapa Mental | Estudiar BIEN con el pensamiento visual

Sabemos que estudiar bien no implica necesariamente dedicar muchas horas a estudiar, muy al contrario, se debe buscar la eficiencia en el estudio y para eso hace falta tener buenos materiales, buenos profesores/ tutores y finalmente, un buen método de estudio.

De hecho, a lo largo del blog encontrarás desmenuzadas diferentes claves del mismo pero te recomendamos leer el artículo en el que dábamos la visión del conjunto sobre el que desde ADAMS recomendamos a nivel general, PLaSMaRA

Y, entre esas piezas que vamos ofreciendo en el blog tenemos varios artículos sobre una herramienta facilitadora de la comprensión y asimilación ligada al pensamiento visual, los mapas mentales (si no los has leído, aquí tienes la recopilación enlace).

Hoy aportamos un ejemplo que pone sobre la mesa la visión global sobre el citado método PLaSMaRA usando precisamente la técnica de los mapas mentales. Creemos que este mapa os ayudará a entender mejor el recorrido que os proponemos en el esutdio, a no dejaros ningún paso e incluso os inspirará para probar vuestros propios mapas.

Te recordamos aquí las etapas de este método de campeonato:

Prelectura

Tener una visión de conjunto de lo que vamos a estudiar en la sesión de estudio.

Lectura

Si leemos de manera eficaz favorecemos la comprensión y la retención de la información se verá claramente mejorada

Sintetización

La elaboración de esquemas, diagramas, gráficos, mapas conceptuales o mentales ayuda al estudiante a distinguir lo esencial de lo superfluo y a procesar mejor la información.

Memorización

Existen muchas técnicas de memorización, pero lo definitivo es ser capaz de explicar lo estudiado a otra persona o repetirlo en voz alta, utilizando las propias palabras, ésta es la mejor manera de interiorizar la información; el proceso de adquisición de conocimientos finaliza cuando se verbaliza. Si no lo sabes explicar y contar, no te lo sabes.

Repaso

Imprescindible para retener lo que se ha estudiado y evitar el olvido. Existen momentos óptimos para repasar si tenemos en cuenta la curva del olvido:

  • Repaso inicial antes de que transcurran 24 horas
  • Repasos intermedios: a los 3 días, semanalmente hasta saberlo bien

Se llevará a cabo una primera vuelta de estudio y finalizada la misma se programarán tanto repasos como se puedan realizar hasta la fecha de examen. Para repasar se utilizarán test y también los esquemas que se hayan elaborado y, por supuesto, los textos legales para familiarizarnos con la literalidad de las normas.

Autoevaluación

La mejor manera de preparar un examen es simularlo. Si el proceso selectivo incluye pruebas concretas que conozcas con antelación (cuestionarios tipo test, supuestos prácticos, etc.) es muy importante realizar ejercicios de forma continua, a medida que se avanza en el estudio de cada tema y repasar con pruebas más globales que vayan incluyendo los temas que ya fueron objeto de estudio, realizando una especie de evaluación continua.

También resulta muy importante propiciar las condiciones adecuadas para favorecer la concentración. Cada vez más los estudiantes hacen uso de la tecnología para hacer frente a los exámenes, pero es muy importante poner límites y no perder la concentración frente al huracán de estímulos de la red.

Confiamos que os resulte de utilidad el método, el mapa y la recopilación. No te vayas sin dejar de comentar qué secreto tienes para estudiar, entender o memorizar, ¡unos nos inspiraremos a otros!

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *