La igualdad, clave en la agenda 2030

La igualdad es uno de los prinicipios de la agenda 2030, incluida desde ahora en los temarios de oposición a la Administración General del Estado.

Esta palabra o su concepto figura en tres de los 17 ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) con el que la mayoría de los países del mundo se han comprometido: el número 5, el número 10, y el número 16. Pero esta palabra está presente en muchos más, pues la equiparación de derechos atraviesa a todos, desde el primero de los objetivos, el fin de la pobreza, hasta los que tienen que ver con la educación o la salud.

El ODS número 5: La Igualdad de género es el que incluye directamente la igualdad en su título, y con el que podemos entender mejor la importancia de este concepto dentro de los grandes objetivos mundiales.

Igualdad entre mujeres y hombres, para alcanzar así la eliminación de todas las formas de violencia machista, incluida la trata, el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina; y para terminar con la brecha salarial, los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados, y todo aquello que impida la equiparación de derechos entre ambos sexos en todos los órdenes de la vida.

Aunque este objetivo no sólo persigue la igualdad entre hombres y mujeres y el empoderamiento femenino, sino también entre las diferentes identidades de género, reflejadas dentro del colectivo LGTBI, que celebra este 28 de junio su Día Mundial del Orgullo.

Asegura Naciones Unidas que la igualdad de género es la base necesaria para la formación de “sociedades pacíficas, prósperas y sostenibles”, lo que coincide directamente con uno de los derechos fundamentales en la Declaración Universal de Derechos Humanos firmada en 1945, cuyo primer artículo enuncia que todos los seres humanos nacemos “libres, e iguales en dignidad y derechos…”

Aquí te dejamos un pequeño resumen de este ODS, en forma de vídeo, elaborado por la UNESCO.

 

El ODS número 10: Reducir la desigualdad en y entre los países. En este caso la igualdad está más relacionada con la condición socio-económica de las personas y el objetivo es, por tanto, evitar discriminaciones por este motivo.

Existen países con grandes poblaciones marginadas o desfavorecidas. Y a pesar de que la diferencia entre los países más ricos y los más pobres se ha reducido en los últimos años, ha aumentado esta misma diferencia dentro de cada país.

O, dicho de otra manera, no hay una relación directa entre desarrollo económico y reducción de las desigualdades, por lo que, según las Naciones Unidas, el crecimiento y prosperidad de los países debe ir acompañado de políticas de inclusión, que no dejen al margen a colectivos enteros, ni a grandes bolsas de población, al tiempo que aseguran la igualdad de oportunidades para todos.

En ese sentido se propone fomentar la inclusión social, económica y política de todas las personas, y el comercio justo, aumentar los ingresos de las poblaciones más castigadas, facilitar la migración, y eliminar toda clase de prácticas discriminatorias hacia cualquier colectivo sin importar su idioma, origen, color de piel, orientación sexual, etc.

Para profundizar un poco más en este ODS te dejamos también el vídeo elaborado por la UNESCO para su promoción.

 

El ODS número 16: Paz, justicia e instituciones sólidas e inclusivas. Un objetivo que implica necesariamente la igualdad de derechos, el acceso universal a la justicia y la inclusión y eficacia en el funcionamiento de las instituciones.

Naciones Unidas pone el foco, además, en la erradicación de toda forma de violencia. Una violencia que es manifiestamente desigual, y que afecta más habitualmente a las poblaciones más desfavorecidas, por lo que se busca apoyar procesos de paz integrales, dando voz a las poblaciones que sufren esta clase de abusos o violaciones directas de su integridad física.

Esto implica el trabajo en aspectos muy variados, desde la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, hasta la promoción del Estado de derecho en todos los países, la eliminación de la esclavitud en todas sus formas, la trata de personas, y el acceso a la justicia, sin que pueda producirse indefensión por razones de economía u estatus social.

Se pide, para todo ello presupuestos integrales y realistas, un registro mundial de nacimientos y la creación de entidades nacionales encaminadas a este fin.

Y para que tengas todavía una idea más clara sobre este objetivo, te dejamos también el vídeo de la UNESCO con el que esta institución busca promoverlo en todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *