Échale agua al cerebro, ¡te lo agradecerá! Y más en estos días…

¿Cómo se cuida el cerebro, el órgano más preciado por muchos y por supuesto, por cualquier estudiante? Pues principalmente hidratándolo. Es decir, bebiendo agua fresca.

Porque este órgano está compuesto de agua en un 80%, pero además necesita hidratación para mantenerse en plena forma. Por eso, en cualquier época del año, pero especialmente en medio de una ola de calor y a lo largo del periodo estival, es importante que no te olvides de él. Date un chapuzón en la piscina, refréscate a menudo pero también… ¡BEBE AGUA!

Y evita al máximo sustituir este bien tan preciado por otros líquidos, sobre todo por refrescos carbonatados o alcohol, que no nos hidratan en la misma medida.

Parece un consejo básico, pero es importante recordar que está avalado por una gran cantidad de estudios científicos. Y se ha comprobado que la falta de hidratación provoca daños severos en las funciones cerebrales.

Si bebemos un vaso de agua, tomamos una fruta o cualquier otro alimento (incluso carne o pescado) que nos aporte hidratación, el cerebro va ser el primero en consumirla.

Dicho de otra manera, si no hay vida sin agua, por supuesto no que no hay cerebro sin agua…

Además, si quieres darle un toque diferente a un simple vaso de agua siempre puedes optar por aportarle un poco de sabor. Tienes la famosa limonada a tu alcance, pero también un sinfín de recetas, que no sólo te refrescarán sino que le darán vivacidad a tu verano, pero sobre todo a tu cerebro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *