Producto añadido a la cesta

La importancia de la ciberseguridad para las empresas

Noticias de Empresas

Cada vez son más las empresas que manejan información importante y almacenan sus datos en línea. Sin embargo, resulta alarmante que muchas de ellas aún no hayan considerado la opción de contar con sistemas de ciberseguridad, lo que pone en riesgo la seguridad y confidencialidad de sus datos.

¿Qué es la ciberseguridad?

La ciberseguridad, también conocida como seguridad informática, abarca un conjunto de procesos y herramientas diseñados para proteger anticipadamente o defenderse de ciberataques. Consiste en medidas preventivas y defensivas que se aplican a sistemas informáticos, redes, dispositivos y datos para garantizar su integridad, confidencialidad y disponibilidad.

¿Por qué proteger a tu empresa?

Desde una perspectiva empresarial, la ciberseguridad adquiere una importancia crucial. Sin importar su tamaño, todas las empresas están en la mira de los crecientes ataques informáticos. Además, la protección de la infraestructura digital de una empresa no solo salvaguarda la integridad y confidencialidad de sus datos, sino que también tiene implicaciones económicas y de reputación. Las brechas de seguridad pueden resultar en pérdidas financieras significativas, dañar la reputación de la empresa y erosionar la confianza de los clientes y socios comerciales. Por lo tanto, invertir en ciberseguridad no solo es una medida preventiva, sino también una inversión estratégica para el éxito a largo plazo de cualquier organización en el entorno digital actual.

Ciberataques más comunes a las empresas

La ciberdelincuencia avanza rápidamente, al compás de la transformación digital, diversificando sus tácticas de ataque. Algunos de los principales son:

  1. Malware: Se trata del tipo de ataque más común, permitiendo acceder a redes y dañar, bloquear o robar información del equipo del usuario. Este software malicioso suele infiltrarse a través de descargas de archivos, correos electrónicos o vulnerabilidades en sistemas y aplicaciones.
  2. Phishing: Esta técnica de suplantación de identidad implica la creación de páginas web falsas o el envío de correos electrónicos fraudulentos para obtener información confidencial, como datos de tarjetas de crédito o contraseñas. Los mensajes suelen hacerse pasar por empresas legítimas o bancos conocidos.
  3. Man-in-the-Middle: Este tipo de ataque ocurre cuando un ciberdelincuente intercepta la comunicación entre dos partes, robando así sus datos. Suele ocurrir en redes wifi desprotegidas.
  4. Ataque de denegación de servicio distribuido (DDoS): Este tipo de amenaza busca saturar un servidor o sitio web con solicitudes falsas, provocando su colapso y evitando que funcione correctamente.
  5. Amenaza interna: Esta amenaza proviene a menudo de ex empleados que aún tienen acceso a los sistemas de la empresa y lo utilizan para robar datos o propagar malware, entre otras actividades.

Cómo proteger a tu empresa en materia de ciberseguridad: consejos prácticos

Además de la necesidad de invertir en ciberseguridad, es fundamental que todos los miembros de la empresa conozcan y adopten buenas prácticas para garantizar la máxima seguridad y protección de los datos empresariales. Para ello, la formación se erige como una herramienta indispensable, asegurando que todo el equipo esté al tanto de los riesgos y sepa cómo protegerse contra ellos.

  • Utilizar contraseñas robustas y no compartirlas con aplicaciones o servicios.
  • Mantener actualizado el software y los sistemas operativos para cerrar las vulnerabilidades conocidas.
  • Realizar copias de seguridad periódicas para proteger los datos.
  • Revisar cuidadosamente las conexiones en redes y aplicaciones sociales, evitando aceptar solicitudes de personas desconocidas.
  • Ser cauteloso con la información que se comparte en Internet, asegurándose de que provenga de fuentes confiables y practicando una navegación segura.
  • Instalar complementos de seguridad en el navegador como firewalls o antivirus para fortalecer la protección en línea.
  • Utilizar la navegación privada cuando sea necesario para aumentar la privacidad en línea.
  • Asegurar correctamente la red Wi-Fi para evitar accesos no autorizados.
  • Evitar reenviar cadenas de mensajes, ya que no toda la información en línea es confiable.
  • Revisar y ajustar las opciones de seguridad del navegador para mejorar la protección contra amenazas en línea.

En resumen, la ciberseguridad se vuelve cada vez más indispensable en un mundo cada vez más digitalizado y, por consiguiente, más vulnerable ante los ataques informáticos, tanto internos como externos. Ante la creciente amenaza de ciberataques, es crucial tomar medidas proactivas para proteger la integridad de la información empresarial.

¡Sigue nuestras redes sociales!