Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Aceptar Más información

NOTICIAS

QUIéNES SOMOS - 18-03-2020

Diez ventajas e inconvenientes del teletrabajo

Analizamos qué es el teletrabajo y cómo puede ayudarnos

Teletrabajo

Durante estos días no paramos de escuchar a compañeros, amigos, familiares, a diversos canales y medios de comunicación, hablar sobre el teletrabajo. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

¿Qué es el teletrabajo?

El teletrabajo es un tipo flexible de organización del trabajo consistente en el desarrollo de la jornada laboral desde el domicilio habitual del trabajador. Sin que su presencia física en las instalaciones de la empresa sea necesaria. Este tipo de actividad puede tener lugar durante el periodo completo o parcial del total de la jornada laboral.

En las circunstancias actuales, somos muchos los que nos estamos viendo a obligados a recurrir al teletrabajo. La crisis sanitaria está siendo un auténtico desafío para las empresas en general y para sus responsables informáticos en particular, que están poniendo en marcha todo tipo de herramientas, sistemas y mecanismos para que los profesionales podamos teletrabajar desde casa en las mejores condiciones. Y, como pasa siempre, esta crisis será también una oportunidad para que muchas empresas valoren la opción de incorporar de manera definitiva el teletrabajo, un sistema muy aplaudido por muchos expertos.

Desde ADAMS Formación os desgranamos las diez ventajas y desventajas del teletrabajo:

Ventajas del teletrabajo
  1. 1. Autonomía: Aunque esta situación excepcional en la que estamos no nos permita ser conscientes de todo lo que nos aporta el teletrabajo, una de las ventajas de teletrabajar es que nos permite tener más libertad para organizar el tiempo que dedicamos al trabajo. De esta forma, gracias al teletrabajo aumenta nuestra flexibilidad horaria, contribuyendo a la conciliación de la vida profesional con la personal (cuidado de mayores, cuidado de hijos, aficiones, amistades). El teletrabajo permite adaptar nuestra agenda en función de nuestras necesidades laborales y personales. Esta flexibilidad horaria resulta clave para atender los posibles imprevistos que puedan surgir en todos los ámbitos. Gestionar una petición de un cliente, realizar una tarea urgente, incorporarnos a nuestro puesto de trabajo si surge alguna crisis... Además, con el teletrabajo, el “presentismo” se reduce a la mínima expresión.
  2. 2. Aumenta la productividad: Otro de los beneficios del teletrabajo es que nos permite una mejor gestión del tiempo en el trabajo, lo que se traduce en un aumento de la productividad, ya que podemos distribuir nuestras tareas en función de las horas en las que podemos rendir más. Existen diversos informes al respecto. Por ejemplo, según una encuesta realizada por FlexJobs entre más de 3.000 trabajadores, el 75% de los encuestados afirma que el teletrabajo les permite reducir las interrupciones, lo que aumenta su productividad. Si este aumento de la productividad se ve acompañado por un cambio en la estrategia empresarial que priorice los objetivos, la efectividad será mucho mayor.
  3. 3. Disminuyen los costes: Teletrabajar reduce los costes, tanto del propio trabajador como de la empresa. En el caso de los trabajadores, al no tener que desplazarse al lugar de trabajo, se ahorra el coste de desplazamiento. Y no solo el económico, sino también el temporal. En el caso de las empresas, se ven reducidos aquellos gastos que se asocian al trabajo presencial, tales como el consumo de electricidad, luz, calefacción o la instalación de determinados equipos.
  4. 4. Contribuimos a reducir nuestra huella medioambiental: Poder trabajar desde casa, además de mejorar nuestra economía y la de nuestra empresa, ayuda al medio ambiente. Al reducir nuestros desplazamientos, contribuimos a reducir la contaminación y, por tanto, mejora la calidad del aire. Y no solo eso, trabajar en casa también reduce la tasa de consumo de equipos de oficina, que duplica la energía consumida por los equipos informáticos en casa.
  5. 5. Favorece la retención y atracción de más talento. Según un informe elaborado por Randstad, casi el 70% de los trabajadores quiere teletrabajar; partiendo de esta premisa, es evidente que facilitar el teletrabajo en la empresa mejora la opinión del trabajador respecto a la misma. Además, contar con la opción del teletrabajo permite que las empresas puedan incorporar a sus plantillas a profesionales que puedan realizar su trabajo a distancia.
  6. 6. Mejora la salud de los trabajadores: Poder trabajar desde casa, en un entorno de seguridad y bienestar emocional, contribuye a reducir el estrés al trabajar en entornos amigables. Además, reduce las posibilidades de contagio (un tema de plena actualidad ahora). Incluso ayuda a la disminución de accidentes de tráfico (al desaparecer los desplazamientos). En consecuencia, que los trabajadores se encuentren bien es el primer elemento para reducir el absentismo laboral.
  7. 7. Contribuye a un buen ambiente de trabajo: Para que el teletrabajo funcione es fundamental que haya una buena coordinación de equipos, que se favorezca el trabajo colaborativo y que los trabajadores sean conscientes de la importancia que tiene su labor en la consecución de los objetivos. Asimismo, trabajar a distancia reduce las tensiones propias de la convivencia.
Desventajas del teletrabajo
  1. 8. Desconectar no es fácil: Que la vida profesional y la personal convivan en un mismo espacio dificulta separar un ámbito de otro. Por ello, es muy importante que elijamos un espacio de trabajo dentro de casa y que establezcamos un horario que respetemos.
  2. 9. Aislamiento: A muchos trabajadores se les hace cuesta arriba no relacionarse con otros compañeros, les hace sentirse solos y ajenos. Por ello, es importante establecer una serie de rutinas que van desde huir de la tentación de trabajar en pijama a marcar reuniones virtuales, realizar llamadas o utilizar herramientas que nos ayuden a coordinarnos con el resto de compañeros.
  3. 10. Menos recursos: Trabajar desde casa implica que a veces no contamos con todos los recursos necesarios para trabajar en óptimas condiciones, que nos faltan programas, que las conexiones van más lentas o están saturadas. Para paliar estas deficiencias es fundamental contar con el apoyo de los responsables informáticos de la empresa que son los encargados de poner a punto los equipos antes de implantar el teletrabajo.

Preguntas Frecuentes

Campus Virtual