Yo me hice funcionario público porque quería cambiar el mundo

Jesús Casas Grande, autor de la tribuna en El Confidencial

“Hace ya más de 30 años, al final de mi formación universitaria, tomé una decisión de la que nunca me he arrepentido. Decidí hacerme funcionario público. Alternativas no me faltaban. Había completado un destacado expediente académico, la propia universidad pretendía que me consagrase a la investigación académica, y diversas grandes empresas me ofrecieron formar parte de sus equipos, incluyendo máster y otras formaciones adicionales.

Y fue precisamente en una reunión con un alto directivo de una de esas empresas, en la que se suponía que iba a firmar un primer contrato, cuando, a la luz de la conversación, amable, cordial, casi de padre a hijo, ambos llegamos a la conclusión de que lo que debería hacer era otra cosa.”

Jesús Casas Grande, funcionario del Cuerpo de Ingenieros de Montes del Estado desde hace 34 años, comienza así esta tribuna en El Confidencial, que puedes leer a continuación:

Yo me hice funcionario público porque quería cambiar el mundo