SER FUNCIONARIO

Un funcionario o empleado público es aquel trabajador/a que desempeña sus funciones en la Administración Pública. Además es una persona que ha conseguido el puesto a base de muchos esfuerzos.

Cuando les digo a alguien que trabajo en la Administración pública, el primer comentario que escucho es: quién te ha metido allí. Cómo si una persona no pudiera llegar a ser funcionario por méritos propios. Otros comentarios que he escuchado es que tenemos muchas vacaciones (tenemos 30 días como los empleados de la empresa privada), que nunca estamos en nuestro puesto de trabajo, que incumplimos nuestro horario, etc… Hay gente amable y eficiente, sin embargo, tenemos esa minoría de malos profesionales que hace que los empleados públicos tengamos mala fama.

Cuando la situación económica era buena, nadie se acordaba de “los privilegios que supuestamente tenemos los funcionarios”, y a la hora de pactar la subida salarial nunca nos han subido el sueldo el 5%. En cambio, cuando hay crisis, todos se acuerdan de nosotros y nos bajan el sueldo el 5%. La mayoría de los funcionarios  NO cobramos un “super sueldo” como muchos creen.

Yo estoy trabajando en la Administración pública desde el año 1995, primero como suplente, a partir del 2001 como interina y desde el 2006 tengo plaza fija, después de haber aprobado las correspondientes oposiciones. Es verdad que tenemos más estabilidad laboral, pero puedo asegurar, que lo he conseguido a base de mucho esfuerzo y  que nadie me ha regalado nada, sacrificando en algunos momentos mi vida familiar.

Carmen Morata Gálvez

Auxiliar Administrativa

Hospital Universitario Germans Trias i Pujol