Tú también procrastinas

La procrastinación no es más que posponer una tarea que puedes hacer en este momento. Quien más y quien menos procrastina y, si bien en una pequeña dosis es algo natural y no debe sorprendernos, también es verdad que si no tenemos cuidado va a ser un enemigo importante para nuestro estudio.

Te presentamos una infografía que te da cuatro pautas para primero entender qué le pasa a nuestro cerebro, y luego ponerte manos a la obra y ayudarle:

 

 

  1. Nuestro cerebro siente rechazo ante las tareas largas y/ o complejas. En cambio, si esa misma tarea la descomponemos en pequeñas partes, ayudamos a verla de una forma mucho más asumible.

 

  1. Estamos programados para decantarnos por aquello que nos dé una satisfacción inmediata y justo el estudio tiene su recompensa en un medio plazo. Nos podemos ayudar facilitándonos pequeñas recompensas por los avances que hacemos o las fases que vayamos superando.

 

  1. La hiperconexión y estrés endémicos de nuestra sociedad actual provoca el agotamiento mental. Ser capaces de desconectarnos y cuidar especialmente nuestro descanso se convierte en una fortaleza crucial.

 

  1. Cada persona tiene a lo largo del día unos momentos en los que se concentra más fácilmente y otros en los que, en cambio, suele decaer. Al organizar el horario de estudio conviene aplicar ese criterio tan importante y dejar las tareas más áridas para los momentos en los que se tiene más energía.

Y como este tema da para mucho te recomendamos:

  • Empezar por conocerte mejor y hacer la reflexión de hasta dónde procrastinas a través de este Quiz con el que conocerte mejor.
  • Seguir probando recursos concretos con los que minimizar la procrastinación, como los cinco síes que puedes extraer de la lectura de este otro post.

 

Antes de marchar recuerda suscribirte para recibir nuevos artículos del blog. ¡Te esperamos en nuevas lecturas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *