Si quieres algo, no le des vueltas. Elimina las tareas condicionadas y cumple tus metas

Si quieres hacer deporte, no esperes a inscribirte en el gimnasio, si quieres bailar hazlo en tu propio salón y si quieres estudiar, no necesitas contar con todo el material al completo. ¡Empieza ya!  

No le des más vueltas, y por supuesto no esperes a que se cumplan todas las condiciones para ello, porque entonces estarás creando un verdadero laberinto entre tu deseo y tú. Y eso es justo lo que no necesitas.

Si quieres hacer realidad de una vez por todas los tantas veces incumplidos propósitos de año nuevo, tienes que eliminar las “tareas condicionadas” de tu agenda, que son prácticamente todas, e incluir tan sólo aquellas que puedes cumplir directamente.

Es algo que hacemos casi de forma inconsciente, y es generar condiciones propicias para determinadas acciones. Y son estas condiciones las que suelen convertirse en obstáculos insalvables cuando en realidad no las necesitábamos.

Por eso, aquí te dejamos algunos consejos y ejemplos para escoger el camino del medio, el que te lleva directo a cumplir con tus metas.

  1. Escoge bien tus propósitos. No hagas una lista interminable y sé realista. Y para ello es bueno dividir tu objetivo en diferentes tareas (evitando las condicionadas 😉 ), y situarlas en la agenda.
  2. Esquiva el perfeccionismo, que enamorado de lo excelente, no es nunca amigo de lo bueno, y céntrate en hacer lo que has decidido que ibas a hacer, al margen de si tienes un día mejor o peor.
  3. Di no a la culpa y sí a los premios. La culpa es uno de los grandes enemigos que acechan siempre a la vuelta de cualquier esquina, por lo general de la de los laberintos que construimos previamente. Por eso tenemos que evitarla siempre. Si has fallado no te culpes, todos lo hacemos, y sigue adelante. Eso sí, si hoy has cumplido con lo que tenías previsto, prémiate siempre, así sea con pequeños detalles.

Y es que ya lo dice un dicho popular “el que quiere algo busca oportunidades, el que no, excusas”. O, dicho de otro modo, “el optimista siempre tiene un proyecto, el pesimista siempre tiene un problema”.

Y por supuesto, que mirar al nuevo año con optimismo sólo depende de ti.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *