Rejuvenecerse, el gran reto de la Administración para los próximos años

Así lo revela el último informe elaborado por Adams Formación, que incluye también otros datos importantes. Y es que no sólo nuestra población tiene forma de pirámide invertida. Sucede lo mismo con nuestra Administración. O, dicho de otra manera, en los próximos 5 años 330.800 empleados públicos estarán jubilados, y a lo largo de la próxima década el 30% de toda la plantilla del sector.

LOS NÚMEROS NO MIENTEN…

Solo 7.000 empleados públicos son menores de 20 años, y apenas un 7,5 % de la plantilla tiene menos de 30. Por el contrario, casi un millón de asalariados de este sector están pendientes de jubilarse durante la próxima década.  Se trata, en su mayoría, de trabajadores dependientes de las Comunidades Autónomas y de la Administración Local, que perderán en conjunto a 702.000 empleados en los próximos 10 años.

Otro dato… el sector más envejecido, la Administración de la Seguridad Social, donde más del 76 % de su plantilla supera los 50 años.

La comparación con la empresa privada es también reveladora. En jóvenes ocupados menores de 30 años, hay un empleado público por cada 10 del sector privado, mientras que en ocupados de 50 o más años hay un empleado público por cada 3,4 del sector privado.

LAS CAUSAS SON MÚLTIPLES…

Pero entre ellas destaca la incorporación de miles de jóvenes a la Administración que se produjo durante los años 80 y 90 del pasado siglo, debido al desarrollo del Estado de las Autonomías Mientras que, por contra, más recientemente (en diversos momentos de crisis y por las limitaciones de las tasas de reposición para las Administraciones Públicas), las opciones de acceder a un empleo público se redujeron drásticamente.  Además de fomentarse el mantenimiento y contratación de personal interino.

Además, la temporalidad afecta, sobre todo, a los más jóvenes. En total, hablamos de casi 900.000 trabajadores con contratos temporales a día de hoy.

Una fotografía que presenta nuevos desafíos para la Administración del Estado, y no sólo a nivel de personal, también de funcionamiento.

Y ES QUE LAS CONSECUENCIAS SON LO MÁS IMPORTANTE…

El reto principal de nuestra Administración es el de rejuvenecerse. Pero no sólo. También el de adaptarse a los tiempos, incorporar las nuevas tecnologías a la gestión diaria y conseguir un personal competente en este sentido.

Las estrategias para lograrlo pueden ser muchas, desde la convocatoria masiva de plazas, hasta inclusión de cambios en los requisitos y perfiles demandados, pasando por nuevas ofertas, que podrían incluir, por ejemplo, el teletrabajo de una parte importante de nuestra Administración. El abanico de posibilidades es amplio.

Por eso, y aunque nadie tiene una bola de cristal, es de esperar, por un lado, la convocatoria de nuevas plazas, pero también cierta innovación en las ofertas de empleo público. ¿En qué forma? Sólo el tiempo lo dirá.

Mientras nos toca estar atentos, preparados y formados. Será la mejor estrategia para darle la vuelta a la pirámide, y poner solución al que sin duda es el gran reto de nuestra Administración a día de hoy.

 

 

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *