Quiérete bien y estudiarás mejor

En estos días en la que nos bombardean con corazones y angelotes empeñados en acribillarnos con flechas empalagosas queremos recordarte que el amor bien entendido empieza por un@ mism@ y que, además, va a redundar en un mayor rendimiento en el estudio.

 

Pero ¿en qué se concreta eso de “quererse bien”? Pues aquí va una buena recopilación de propuestas concretas para llevarlo a la realidad y que no se quede en una declaración de intenciones:

 

 1. Cuida y fomenta lo que te de alegrías y equilibrio:

Aparte de atender las responsabilidades familiares y profesionales que puedas tener así como cumplir con las obligaciones del estudio, hay que reservarse tiempo para risas compartidas y las aficiones que nos hagan disfrutar la vida. Es crucial para poder aguantar las cargas así que ponlo en tu agenda como una cita inamovible y ¡¡no te des plantón!!

 

Además, durante el estudio puedes cuidar detalles que te lo hagan mucho más llevadero y hasta apetecible:

 

 

 

2. Evita o minimiza todo lo que te quite paz:

Tenemos responsabilidades que atender y no se trata de dejarlas tiradas si bien sí podemos delimitar bien hasta dónde llegan. Hay dos claves fundamentales por su incidencia en el estudio:

 

 

  • No dejes para mañana lo que tengas programado para hoy: todos en mayor o menor medida postergamos lo que no nos resulta apetecible pero procrastinar perjudica nuestra organización y, sobre todo, luego nos hace sentirnos mal con nosotr@s mism@s, aquí verás un test para ponerte a prueba y luego 20 estrategias para empezar a solucionarlo https://www.adams.es/blogs/alumno/procrastinar-sueles-hacerlo/

 

3. Cuida el cuerpo que habitas:

Sí, al final tod@s nos encontramos dentro de un cuerpo y usamos un cerebro y ambos tienen necesidades muy concretas, se benefician de según qué hábitos y otros les hace daño y hasta genera enfermedades así que:

 

  • Una dieta saludable, actividad física, un buen sueño y el uso de técnicas de relajación te va a hacer sentir mejor y además va a aumentar de forma notoria tu rendimiento y resultados en el estudio. Aquí incluimos una buena recopilación de lecturas, podcast y vídeos para empezar a hacer cambios siguiendo consejos de expertos: https://www.adams.es/blogs/alumno/tag/salud/

 

  • ¡¡Evita el estrés!! Está más que demostrado que, si se mantiene en el tiempo, no solo nos hace sentir mal física y emocionalmente, sino que genera enfermedades. En el enlace anterior ya has encontrado podcast de relajación y consejos sobre la práctica de la meditación, pero dada la importancia te recomendamos también esta lectura en concreto https://www.adams.es/blogs/alumno/di-adios-al-estres/

 

4. Organiza bien tu tiempo:

Una buena organización marca la diferencia entre un/a alumn@ y un/a estudiante: dejarse llevar por la corriente que parece que lo domina todo o controlar el proceso de aprendizaje en el que se está inmers@:

https://www.adams.es/blogs/alumno/el-reloj-el-mejor-amigo-del-opositor/

 

 

Estas lecturas a su vez abren otras muchas, bucea en estos temas, párate y compara las propuestas con lo que ya haces y anota todo aquello que quieras cambiar.

 

Eso sí, prioriza también con los cambios, todos a la vez son inasumibles y te generarán mucha frustración así que elige uno o dos que tengas muy claros y encajen en tu día a día, te das un mes para practicarlos sin pensar mucho y pasado ese tiempo rectificas lo que no se haya conseguido todavía o asumes otro par de retos si te sientes en condiciones.

 

Roma no se construyó en un día y los hábitos tampoco así que confía en ti y disfruta el viaje, ¡es parte de lograr terminarlo!

 

 

Para suscribirte al blog y recibir notificación de nuevas entradas, mira a pie de página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *