¿Qué abre nuestra mente al aprendizaje?

Las investigaciones del cerebro más recientes están aportando luz y datos a algo que, si bien se podía intuir no se sabía y es que nuestra mente se abre a aprender cuando es la emoción la que toca su puerta.

Así de sencillo y complicado, se aprende desde la alegría porque es la alegría la que despierta la curiosidad, activa la atención y la que deja grabado un recuerdo. No será todo esa emoción, las metodologías apropiadas harán más profunda la huella y las técnicas de estudio fijarán aquello que requiera de un memorización a más largo plazo, pero como decíamos, el proceso solo arranca si ponemos la llave en el contacto: esa emoción positiva.

En el post que te recomendamos a continuación se detallan las conclusiones del investigador en neurociencia Francisco Mora quien asegura que “sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que le dice algo nuevo a la persona, que significa algo, que sobresale del entorno”. Sin más, te dejamos aquí el interesante artículo que no debes perderte: La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción.

Te esperamos en los comentarios para que nos cuentes si has comprobado a lo largo de estudios o formación si la emoción ha sido la que ha guiado tu aprendizaje. ¡Nos leemos!

neurociencia-neuroeducacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *