Estudiar con música. Propuestas y claves

La música ejerce un gran poder sobre el estado de ánimo y, por supuesto, sobre nuestra capacidad de concentración. Nadie duda que puede distraernos y hacernos desconectar por completo del temario que tenemos por delante, pero pocos saben de su capacidad para aumentar la concentración, actualizar la memoria y potenciar la creatividad.

Y con esto no pretendemos destronar al silencio, uno de los grandes aliados del estudio. Es y sigue siendo ideal para el desarrollo de tareas que requieren concentración. Eso sí, no siempre podemos contar con él. Más aún, muchas veces necesitaremos de un sonido que no sólo nos permita mantener la atención, sino que además estimule nuestras capacidades cognitivas.

Y ahí llega la música. Pero ¿Cuál? ¿Cómo escogerla? Aquí van algunas claves…

  • SIN LETRA. Si tu objetivo es retener información no es bueno escuchar canciones con letra, pues su mensaje va a interferir con el que tenemos que aprender. Por tanto, la música instrumental será el primero de los requisitos. Y, de incluir algo de letra, será básico que ésta sea en un idioma indescifrable para nosotros.
  • MELODÍAS SENCILLAS. Según los estudios, si en la música escogida existen tres sonidos que se solapan y se repiten, será más probable que nos ayude a concentrarnos. Se trata, en este sentido, de optar por melodías simples y ritmos repetidos.
  • RITMOS SUAVES. Los sonidos suaves y de ritmo lento van a favorecer más nuestras capacidades de concentración. El motivo: que los golpes musicales fuertes o los giros rítmicos muy pronunciados pueden desconcentrarnos, haciéndonos volcar nuestra atención en la canción y no en el libro.
  • SONIDOS DE LA NATURALEZA. Los puedes encontrar puros o mezclados con melodías sencillas y son ideales para relajarnos ante situaciones que nos provocan estrés mejorando nuestra capacidad de atención. Así que, si lo que tienes por delante es un tema duro, opta por este tipo de sonido.

De hecho, el objetivo de la música en estudio será siempre que funcione como telón de fondo y no como protagonista de la escena.

Y, aunque sabemos que en gusto musicales no hay nada escrito, aquí te dejamos también algunas playlists, de diferentes plataformas, que puedes encontrar online y que esperamos te ayuden a motivarte y concentrarte mejor.

Porque no lo dudes, la música no sólo amansa a las fieras, también estimula y mucho nuestras neuronas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *