Para elegir la mejor oposición, asegúrate que es para ti

Pues sí, el secreto para elegir la mejor oposición radica en conocerse bien, para elegir la mejor para ti.

Y es que en esto de opositar, como en casi todo en la vida, no hay fórmulas universales. Por tanto, no existe “la mejor oposición” para todas las personas que quieran convertirse en funcionarias.

En cambio, sí que hay un proceso en el que ir encontrando ese destino por el que esforzarse durante un tiempo.

Hemos perfilado dicho proceso a base de atender y acompañar a nuestro alumnado de oposiciones, de escucharles y buscar recursos para que logren esa plaza que sueñan.

Conocemos sus dudas y dificultades hasta conseguirla, y hemos constatado como en muchas ocasiones éstas tienen que ver con haberse saltado alguno de los siguientes escalones.

Vamos a describir sintéticamente los tres pasos del proceso mínimo que te recomendamos seguir si estás barajando opositar. Verás que en cada uno dejamos recursos concretos para llevarlo a cabo:

  • Dedica tiempo a averiguar cuál es tu auténtica vocación. Al opositar vas a comprometer tu ilusión y esfuerzo durante el medio plazo que suele suponer opositar, y lo que en realidad da sentido al viaje es ella: la vocación.

Para ayudarte en este primer paso, te recomendamos escuchar este podcast del célebre programa Entiende tu Mente que encontrarás más abajo.

En el mismo se trata el tema de “encontrar tu vocación”. Creemos que los poco más de veinte minutos de programa, van a ayudarte porque ya plantean unas claves fundamentales para que reconozcas si estás delante de tu vocación.

Te avanzamos que hay tres condiciones que debe cumplir, que:

  • Entronque con tu sentido vital total.
  • Coincida con tus motores vitales.
  • Fluyes” en ella.

O, dicho mucho más escuetamente todavía: escucha tu voz interior, y ella te ayudará a ¡encontrar tu pasión!

Y para eso…

  • Infórmate, y hazlo mucho y bien.

En el punto anterior hablábamos de vocación, y ésta está ligada con el gran objetivo por el que decides opositar.

Pero no es lo mismo la meta que tiene una persona que estudia y entrena para ser bomber@, de la que tiene quien quiere trabajar sin salir de su ciudad, o de alguien que se plantea comenzar por un cuerpo más o menos asequible para promocionar hasta su auténtica plaza-meta.

Conocer nuestra vocación nos abre la mente, nos permite analizar nuestra vida, nuestras circunstancias, aspiraciones y limitaciones, para llegar a detectar qué es lo que cada uno está buscando.

Pero luego, para empezar a estudiar, hay que ponerle los “apellidos” a la pasión, tenemos que concretarlo en un destino, una plaza en una administración, con unas tareas, remuneración, etc.

Solo así llegaremos a un temario concreto y una serie de pruebas a superar. Debemos aterrizar nuestro objetivo y cruzarlo con los datos sobre las funciones reales que se asumen al incorporarse, la frecuencia de las convocatorias, los tipos de ejercicios en cada caso, etc

Para bajar a la realidad tu sueño te recomendamos visualizar este ciclo de sesiones informativas en las que hemos ido desgranando esas y otras cuestiones tanto a nivel estatal, como de los ámbitos territoriales que verás en el enlace.

Te animamos a ver los dos primeros vídeos, “WEBINAR. Cómo conseguir empleo público” y “WEBINAR. Situación actual de los procesos selectivos”, y luego profundizar en los territorios que tengas especial interés:

Toma notas, busca en nuestra web o llámanos ante cualquier dato que quieras ampliar, porque este segundo paso del proceso es tan importante como el primero.

  • El último paso del proceso tiene que ver con tener todas las herramientas para avanzar en el día a día.

En el siguiente vídeo, que dura menos de un minuto, te dibujamos un mapa con las coordenadas para no perderte en ningún momento:

Acto seguido y para ponerte manos a la obra, te recomendamos este artículo

Opositar es un proyecto de gran envergadura y que necesita, generalmente, un medio plazo. Se logra con esfuerzo y constancia, tantos con pasión por la meta concreta por la que uno está esforzándose, y recursos para conseguir que el día a día dé frutos.

Creemos que si superas el proceso completo, estarás en muy buena posición para aspirar a esa plaza de funcionario público que persigues.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *