Llévate los libros a la playa

A la playa, a la montaña, o adonde tu elijas. Si no puedes tomarte un descanso este verano y tienes que pasar todo el periodo estival estudiando, no te olvides de hacerlo sin dejar de disfrutar de todo lo que ofrece esta época del año.

¿Por qué? Simplemente porque rendirás más y mejor…

Y la ciencia no ha hecho más que confirmarlo. Cambiar de ambiente de estudio durante unos días puede ayudarnos a mejorar nuestra concentración y, lo mejor de todo, a “resetear” sin perder el ritmo. Y es que el estío tiene el suyo propio, como ya te comentábamos en este artículo con trucos para estudiar en verano.

Estas son las tres principales ventajas de irnos unos días de vacaciones, pero con los libros en la maleta.

 

 

1.- Ocio de calidad. Descansar no es sólo cuestión de tiempo, sino, sobre todo, de calidad. Y el tiempo que podemos dedicar al ocio en nuestro lugar de vacaciones es normalmente de mayor calidad que el que tenemos habitualmente en nuestro lugar de residencia. Por eso, no lo olvides, en la playa, en el pueblo, o en plena naturaleza, se descansa más, pero sobre todo mejor 😉

2.- Mayor concentración. Es muy posible que el calor y la llegada del verano hayan reducido tu rendimiento en el estudio. Después de unos meses de duro trabajo es normal sentir saturación, por lo que nuestra concentración baja.

Para evitarlo (si no podemos tomarnos unas verdaderas vacaciones) es muy positivo cambiar de ambiente y marcharnos, por unos días, a un espacio más relajado. De esta forma comprobaremos cómo aumenta rápidamente nuestra capacidad de concentración.

3.- Tiempo para conciliar. Los anocheceres tardíos y los espacios manejables, sin grandes distancias (como suele ser habitual en un lugar de vacaciones) nos facilitarán la combinación de estudio y trabajo.

Un truco… Si estudias al amanecer y al anochecer, cuando el fresquito aumenta, podrás pegarte un champuzón a media tarde, o marcarte tres horas de trecking sin ningún problema.

 

Conclusión; Aleja culpas y prejuicios, y descubre todos los beneficios de llevarte los libros a la playa, porque… ¿Quién dijo que un opositor no tiene vacaciones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *