Las tres grandes lecciones de la secuoya gigante: una de las mayores supervivientes del planeta

Fuertes, altas y más grandes que ningún otro árbol en el mundo, las secuoyas gigantes llevan más de 3000 años entre nosotros. A las más antiguas todavía podemos verlas en los bosques de Norteamérica.

Pero ¿Qué podemos aprender de ellas? ¿Cómo han llegado a superarlo todo, desde fuegos hasta tornados?

 

  • Una piel preparada para cualquier adversidad. Las secuoyas gigantes tienen, contra todo pronóstico, una piel suave, pero cuya resistencia supera, con mucho, la corteza de cualquier otro árbol. Su piel es ignífuga, y está también protegida contra las plagas. Es su capacidad para adaptarse a cualquier eventualidad, más que su dureza, lo que le ha permitido mantenerse siempre viva.

Por tanto, no cabe duda de que la resiliencia, la adaptación positiva a los cambios, es una de las mejores herramientas a la hora de enfrentar cualquier reto.

 

  • Unas raíces largas, capaces de alcanzar una gota de agua a kilómetros de distancia. Ésta es, sin duda, una de las mejores herramientas de estas supervivientes. Su base les permite crecer.

Por eso no debemos nunca olvidar la importancia de una base sólida y amplia. Todo lo aprendido, todo lo estudiado, todo lo vivido, es siempre fundamental para crecer con fuerza.

 

  • Un crecimiento constante es otra de las claves del éxito de la secuoya gigante. La secuoya nunca se detiene, y así, aunque a veces resulte imperceptible, día a día, mes a mes y año a año mantiene un crecimiento relativamente constante. Cuando deja de crecer, de hecho, es cuando empieza a morir.

Su empuje para crecer es equivalente a nuestra capacidad para aprender, que no muere nunca, y que nos mantiene en permanente desarrollo, salvo que la dejemos en el olvido.

 

Tres capacidades que han llevado a la secuoya a lo más alto, y que pueden llevarnos a nosotros a alcanzar cualquier reto, incluido, por supuesto, el de superar con éxito una oposición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *