La astenia veraniega y qué hacer para superarla

Noches tórridas y tardes a más de 40 grados pueden provocarla. No todos la sufren, pero es más habitual de lo que imaginas. Y no es solo pereza.

Se trata de una fatiga generalizada que incluye falta de energía, pero también de motivación. Vieja conocida ya por los centros de salud en esta época del año, afecta más a las mujeres que a los hombres. Y es conveniente aprender a distinguirla del cansancio común, pero también de la molicie.

En este sentido, dicen los expertos que la clave es que se trata de una debilidad que nos impide realizar tareas que normalmente podemos hacer sin ninguna dificultad. Puede tener causas funcionales y orgánicas. Y, lo más importante, si estás estudiando puede afectar a tus capacidades intelectuales, reduciendo la memoria y la atención.

Ahora bien… ¿Cómo combatirla?

Pues hay varias formas, pero nos vamos a centrar en dos. Una nos ayudará con el cansancio físico, la otra con el mental.

  • LLENA BIEN LA NEVERA. Pero no de refrescos carbonatados, azúcares y grasas. Al contrario. Elige los alimentos que te ayudarán a superar la astenia de forma natural y que te harán sentir bien día a día:

Fruta, fruta y fruta: En total, tres piezas. Pero podemos echarle imaginación y optar por batidos o jugos variados y hasta exóticos. ¿Qué tal el de mango con yogur griego y limón? ¿Y el tradicional de fresas y plátano? Además, son ideales para tomar a media mañana o para subir las energías y activarnos justo después de una buena siesta.

Vegetales de hoja verde: desde espinacas hasta canónigos o rúcula, las posibilidades son enormes y las recetas casi infinitas. Más todavía ahora, con la ensalada como reina y señora de cualquier verano que se precie.

Legumbres. Y con ellas no queremos decir solo platos de cuchara, sino también humus y sí, de nuevo las ensaladas, que nos permitirán jugar y combinar alimentos de forma sana y sobre todo, fresca y deliciosa.

Frutos secos. Pura energía probada. Con la ventaja de que podemos introducirlos casi a cualquier hora del día. Y tomarlos como aperitivo, pero también como parte de una receta de carne o pescado. Aprovecha, hazte con un buen arsenal de nueces, almendras o pistachos y ¡ponte creativo!

  • APÚNTATE AL MÉTODO JAPONÉS CONTRA LA PEREZA. Se llama Kaizen, significa “regla del minuto” y es muy sencilla. Consiste en obligarnos a realizar una tarea que nos resulte tediosa o casi imposible, al menos, durante un minuto al día. ¿Y quién no tiene un minuto?

Y es que se trataría de una versión nipona del dicho “El comer como el rascar, todo es empezar”, pues bien, ¡también el estudiar!

Por eso, si decides repasar, al menos, cinco minutos cada día, es muy posible que pronto se conviertan en 10, 20, en una hora o en dos. Más que suficiente para no perder el ritmo este verano.

Date cuenta que cualquier tarea que durante el invierno haces casi por rutina, puede convertirse, por obra y gracia de la astenia, en todo un mundo. Por lo que la regla japonesa, unida a una buena alimentación, son dos buenas herramientas para que la energía te acompañe todo el verano.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *