Cómo empezar a estudiar después de años sin hacerlo

Son muchos quienes han tomado la decisión (durante esta cuarentena) de preparar unas oposiciones o sacar un certificado de profesionalidad.

Por tanto, son muchos a los que, desde el Blog del Alumno, les damos la enhorabuena. Porque es una decisión importante. Pero, sobre todo, porque empezar es siempre lo más difícil. Más aún si llevamos años (o incluso décadas) sin estudiar y sentimos que estamos “desentrenados”.

Pero no te preocupes, porque “recuperar la forma” a nivel académico es posible y lo mejor de todo, lo es a cualquier edad. Y también porque el primer paso, que es tomar la decisión, ya está dado.

Ahora bien, tenemos que saber que la falta de costumbre nos va a pesar y que adquirir una buena rutina y un método de estudio óptimo nos llevará algún tiempo.

Así que nuestro primer consejo es tener paciencia. El estudio es una carrera de fondo y necesitamos administrar nuestras fuerzas y capacidades desde el principio. Por tanto NO te desgastes con atracones innecesarios ni desesperes si los primeros días sientes que no estás memorizando lo suficiente. Si “entrenamos” día a día a nuestro cerebro, alcanzaremos nuestro objetivo.

Pero los expertos hablan de tres elementos más que no debemos olvidar cuando nos enfrentamos a los libros después de años sin hacerlo. En concreto se trata de decir que NO al miedo y a nuestros mejores aliados: el método y el tiempo.

O dicho de otra manera…

  • ELIMINA LAS CREENCIAS LIMITADORAS. Todos tenemos una imagen creada de nosotros mismos. Y si no te has visto como estudiantes durante años, puede que te vengan a la cabeza un torrente de ideas limitadoras. Entre ellas… que no se te dan bien los estudios, que ya eres demasiado mayor o que no tienes una base académica sólida.

¿Cómo eliminarlas? Pues analizándolas con detenimiento. Y sabiendo que la mayoría son ideas muy comunes (casi todos los que empiezan a estudiar después de años sin hacerlo las tienen). Se trata de ideas que forman parte de un imaginario colectivo y que por lo general están más relacionadas con el miedo a iniciar una actividad nueva que con la realidad.

Por eso debemos detectar cuáles de estas ideas nos están afectando y combatirlas con datos.

Lo primero que debemos hacer es conocernos a nosotros mismos. Identificar nuestras fortalezas (para apoyarnos en ellas) y nuestras debilidades (¡que todos las tenemos!, para superarlas) y definir un plan de trabajo con el que ganar confianza en aquellos aspectos en los que nos sentimos más perdidos.

  • APÓYATE EN MÉTODOS QUE SÍ FUNCIONAN. Tienes que saber que existen una gran cantidad de herramientas y técnicas. Además, muchas de ellas basadas en la ciencia, por lo que su funcionamiento está comprobado. De hecho, aquí te dejamos un podcast para que tengas una idea más clara de las principales), que funcionan de maravilla a la hora de estudiar. O, dicho de otra manera, que no estás solo.

Por eso, antes de sentarte delante del libro, leer y sentir que no has retenido tanta información como te gustaría, es bueno que conozcas estos métodos.

Por nuestra parte, te aconsejamos el método PLASMARA, como uno de los mejores y más eficaces. Pero existen también otras técnicas y consejos muy útiles. Investiga (puedes hacerlo en este mismo Blog) y descubre cuáles son las que mejor se adaptan a ti.

  • DATE TIEMPO Y SÉ CONSTANTE. Como decíamos al inicio hay que tener paciencia, pero sobre todo confiar en el tiempo y el trabajo diario. Es exactamente igual que con el entrenamiento físico. Y lo estamos viendo también con el desconfinamiento y la desescalada, que es bueno realizar poco a poco.

Y es que, nadie adquiere un buen método de estudio desde el primer día. Por tanto, no te empeñes en imposibles y empieza con pequeños pasos. Eso sí, sé constante, apoyándote en lo que sí puedes controlar y lo que sí depende de ti. Tu disciplina y tu fuerza de voluntad.

Es mucho más importante hacer lo que te hayas propuesto cada día, (o al menos una pequeña parte de ello) que querer abarcar mucho desde el inicio.

Porque la montaña siempre parece imposible de escalar desde la base. Pero si no miramos hacia arriba, sino al trecho que tenemos inmediatamente por delante, la subiremos sin apenas darnos cuenta.

Y así es como de pronto, un buen día, esa idea que teníamos de nosotros mismos se transformará y sin apenas darnos cuenta te habrás convertido en un o una estudiante extraordinaria. Y es que lo que no debes olvidar jamás es que cualquier experto, sea en la materia que sea, fue principiante y se sintió tan perdido como tú al inicio.

Y también que, por nuestra parte, estaremos aquí para apoyarte y hacerte el camino más fácil y llevadero 😉.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *