4 Consejos para concentrarte mejor

Desde escuchar música, como nos recomendaba hace poco uno de nuestros suscriptores, hasta la meditación o la lectura, pasando por la necesidad de crear un ambiente apropiado. ¡Todo cuenta! Por eso hemos querido hacer una recopilación con los 4 mejores consejos para concentrarnos mientras estudiamos un tema, repasamos, ponemos orden en los apuntes o elaboramos un mapa mental.

Porque sin capacidad de atención no hay estudiante. Y porque no hay nada más poderoso que la concentración.

Para empezar, necesitamos un AMBIENTE ADECUADO:

  • La Música. La música puede aumentar el tiempo que permanecemos concentrados en un tema. Pero también mejorar nuestra capacidad para retener determinada información. Así nos los contaba hace poco uno de nuestros lectores, que nos recomendaba, además, este canal de Youtube. En él podrás encontrar una muy buena selección de música ambiente, con diferentes estilos, para poder elegir el que más te guste o para combinarlos. Como observarás existe una amplia representación de música oriental. No en vano las culturas asiáticas atesoran un saber milenario entorno a la capacidad de atención. Pues de allí nos llegan también algunos de los siguientes consejos.
  • El orden. Defendido en el mundo griego a través de la idea de armonía y elevado a una categoría superior a través del concepto chino del Feng Shui. En definitiva, se trata de aprender a organizar los espacios con el fin de mejorar la energía vital y adaptarlos a cada necesidad. En este caso, al estudio.

Por eso, el lugar donde estudiamos, ya sea en casa o en la biblioteca, resulta decisivo para que nuestra capacidad de concentración aumente o disminuya. Y, por supuesto, la base para que funcione es el orden.

Pero no sólo tenemos que tener amueblada la casa, también la cabeza. Y eso pasa por un ENTRENAMIENTO ADECUADO:

  • La Meditación. En el caso de la primera, se trata de una técnica muy cultivada en Oriente, pero que tiene cada vez más seguidores en el mundo occidental. Por eso, en varias ocasiones te hemos animado a utilizarla desde este Blog del Alumno. Aunque existen también otras opciones si la meditación definitivamente no es lo tuyo. Entre ellas, el deporte. Está más que comprobado que dedicar una parte del día a la actividad física favorece nuestra concentración.
  • La lectura. Con ella entrenamos a nuestro cerebro. Sobre todo si se trata de lecturas largas y placenteras, como las que nos ofrecen los libros. Porque la lectura no sólo nos permite mantener “a tono” nuestra comprensión lectora. También mejora nuestra capacidad para focalizar la atención en un tema durante un tiempo prolongado. Algo especialmente necesario en esta época, cuando el móvil y las redes sociales nos someten a un bombardeo de información que ha reducido ya nuestra capacidad de atención como colectivo.

Estos son algunos de los mejores consejos que hemos encontrado, pero te invitamos también a que nos cuentes cuál te funciona mejor a ti. Si los utilizas a menudo, o, por supuesto, si tienes algún método infalible.

Porque entre todos aprendemos más, pero, sobre todo, mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *