Saca una plaza, pero conserva tu espalda

Sí, hay que hincar codos, no cabe duda. Y no en sentido metafórico. Más si queremos sacar adelante una oposición. Pero somos muchos los que, tras horas y horas delante del ordenador o de los libros, ladeamos la cabeza con demasiada insistencia, o no mantenemos a nuestra columna a raya. Es decir, son demasiadas las veces en que los estudios absorben toda nuestra energía y no prestamos la suficiente atención a nuestra espalda o a nuestras cervicales. Y claro, ellas se quejan.

Por eso, para sacarnos la plaza, pero no dejarnos la columna en el intento, podéis echar un vistazo a este pequeño resumen de cómo mantener una buena posición durante el tiempo de estudio. Esto es lo que hay y lo que no hay que hacer durante las largas jornadas frente a los libros…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *