Recomendaciones sobre gestión del tiempo para opositores

Recomendaciones sobre gestión del tiempo para opositores

Lo hacemos todos los días, y quizá por eso no le damos importancia. Pero la relación que tenemos con el reloj, cómo organizamos nuestra agenda, es clave para alcanzar nuestros objetivos. Más aún si tenemos proyectos a largo plazo, si tenemos por delante semanas, meses, o incluso años de estudio, por ejemplo.

Por eso te dejamos las mejores técnicas para convertir al minutero en tu mejor amigo….

1.- Lo que no está en la agenda no existe.

Planificar es la base de una buena gestión del tiempo. Por eso es fundamental que te hagas con una buena agenda, y que anotes en ella no sólo tus obligaciones, también tus momentos de descansos, y tus planes de ocio.

2.- Archiva, archiva!

Organiza tu material de estudio en carpetas y archivadores. Si sabemos dónde guardar, sabremos donde buscar cuando sea necesario. Por eso, olvídate de las hojas en blanco, o de apuntar ideas sueltas fuera de lugar. Eso sólo juega en nuestra contra.

Tampoco es bueno mezclar los temas, cada mochuelo en su olivo, o dicho de manera más académica, cada epígrafe con su tema.

3.- ¿Gallo o búho?

No todos somos iguales: hay nocturnos, diurnos, y personas cuyo máximo rendimiento lo alcanzan, por ejemplo, a media tarde. Y esto no es algo que podamos elegir, depende de nuestro ritmo circadiano. Por eso, es fundamental conocernos para planificar las actividades más duras en los tiempos en que somos más productivos y más creativos.

Saca partido a tu mejor momento del día y resérvalo para la parte más dura de la materia.

4.- “No”, qué palabra tan bonita…

Aprender a decir “no” va a ser imprescindible si quieres sacar tu plaza. Serán muchas las ocasiones en que tengas que utilizar esta palabra, renunciar con ella a planes de todo tipo. Tus amigos o familiares no dejarán de proponértelos y rechazarlos se convertirá en una rutina. Resiste la tentación y recuerda que para conseguir tu plaza tienes que priorizar el tiempo que dedicas a la oposición.

5.- Refuerza tu compromiso.

Para mantenernos firmes en nuestros propósitos necesitamos no olvidar los motivos por los que hemos iniciado un proyecto. Por eso, si estás opositando te recomendamos que escribas los motivos por los que has decidido luchar por una plaza. Crea una lista, y repásala a menudo, con el fin de visualizar cómo va a mejorar tu vida, una vez que logres tu objetivo.

Pues así, visualizándolo la meta, la carrera siempre se nos hará más ligera.

6.- Relájate.

Para estudiar hace falta concentración, pero también tranquilidad. Es importante tener descansos de calidad, dormir las horas que necesitamos y desconectar a menudo para no saturar a nuestro cerebro.

Está comprobado que descansar a menudo facilita el aprendizaje y mejora nuestro rendimiento en el estudio.

7.- Mantén tu mente en el presente.

No es necesario estar concentrado constantemente, pero sí vivir en el presente. Si estamos estudiado, nuestra mente debe estar centrada en aquello que estamos haciendo y si, en cambio, estamos descansando no debemos agobiarnos con las obligaciones que tenemos por delante.

Si respetamos el tiempo, éste nos recompensará.

8.- Defiende tu horario como una trinchera.

Un 50% de cariño y un 50% de firmeza es lo que necesitas para mantenerte firme en tu horario. Defenderlo como una trinchera es fundamental para el reloj no se convierta en tu enemigo. Pero ésta es una idea que no siempre tienen clara quienes nos rodean.

Es fácil que amigos y familiares piensen que tu horario es más flexible por no estar sometido a una responsabilidad laboral, o a otras obligaciones sociales, pero debes hacerles comprender que tu tiempo de estudio es igual de importante, y que deben respetarlo siempre.

Y entonces…. ¡Premiate!

Porque si has cumplido con tu agenda, si llevas al día el estudio, si te has convertido en el mejor amigo del reloj y has sacado el máximo partido al tiempo, entonces es hora de darte una recompensa, un premio que ayude a continuar en el camino y ¡te recargue de nuevo de energía!

 

En conclusión, no podemos evitar que el tiempo pase, pero si algo depende de nosotros es precisamente cómo lo aprovechamos, qué hacemos con esa sucesión de minutos y horas que componen un día completo. Aprovéchalo y convierte al reloj, definitivamente, en tu mejor amigo.

Además, si queréis profundizar en algunos de los temas que se recogen en la infografía, te recomendamos los siguientes artículos:

  • 10 pautas para planificar tus sesiones de estudio (liga con la agenda y la planificación):

http://www.adams.es/blogs/alumno/10_pautas_para_planificar_tus_sesiones_de_estudio/

  • Ladrones del tiempo de estudio:

http://www.adams.es/blogs/alumno/atencion-a-estos-6-ladrones-de-tu-tiempo-de-estudio/

  • La asertividad, aliada imprescindible para estudiar (decir no):

http://www.adams.es/blogs/alumno/la-asertividad-aliada-imprescindible-para-estudiar/

  • Claves del estudio eficiente (el orden entre otras):

http://www.adams.es/blogs/alumno/claves-de-un-estudio-eficiente/

  • Las 5 fases del estudio diario (objetivos concretos y realistas cada día):

http://www.adams.es/blogs/alumno/las-5-fases-del-estudio-diario/

  • Como evitar que el estrés reduzca tu capacidad de memorización (relajación):

http://www.adams.es/blogs/alumno/como-evitar-que-el-estres-reduzca-tu-capacidad-de-memorizacion/

  • Dos ejercicios diarios para que nada te detenga (refuerza tu motivación):

http://www.adams.es/blogs/alumno/dos-ejercicios-diarios-para-que-nada-te-detenga-durante-la-oposicion/

 

Para suscribirte al blog y recibir notificación de nuevas entradas, mira a pie de página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *